Toledo Secreto

El blog original del libro de Juan Luis Alonso y David Utrilla "Toledo Secreto"®

Las legendarias Cuevas de Higares, o de Olihuelas

Las cuevas de Higares, o de Olihuelas, como son conocidas desde antiguo, se encuentran a unos nueve kilómetros de Toledo, habiendo estado siempre rodeadas de mitos y leyendas. Hace algunos años hicimos una visita en una calurosa tarde de verano, que aquí os vamos a contar.

Unos antiguos subterráneos, a pocos kilómetros de Toledo, entre el término municipal de Olías del Rey y Mocejón y cercanos a la autopista de peaje AP-41 (se podría llegar caminando sin problema) engarzan con una vieja leyenda toledana, que menciona este paraje como una salida de las míticas Cuevas de Hércules que pudieron existir en la ciudad. También la tradición asigna a estas cuevas como antiguas catacumbas de los primeros cristianos, o como lugar de refugio de bandidos que asaltaban y cometían sus fechorías en la zona.

Cuevas de Higares, uno de los accesos
Cuevas de Higares, uno de los accesos

Como el objetivo de estas páginas no son las leyendas, invitamos al lector a visitar «La Cueva de Hércules» así como otros enlaces que dejaremos al final del texto, centrándonos en la visita que realizamos para la elaboración de nuestro libro Toledo Secreto.

«No habrá, seguramente, pastor ó labriego en algunas leguas a la redonda, que no sepa de toda su vida la existencia de las hoy tan asendereadas cuevas.»

Vizconde de Palazuelos

La cantera de Olihuelas estaba en las, actualmente, llamadas Cuevas de Higares, a unos dos km. de Azucaica y nueve de Toledo. Fueron estudiadas por el Vizconde de Palazuelos que halló en ellas tres cuevas denominadas Carrera del Caballo, La Cocinilla y Cantera Vieja, como afirma Julio Porres en «Historia de las Calles de Toledo», 1911 t. n. págs. 26-27.

Historia de las cuevas de Higares

No hay demasiados registros originales documentales que nos narren de forma fidedigna el uso que antiguamente tuvieron o por qué fueron creadas las cuevas ubicadas en el paraje de Olihuelas. De forma indirecta, en diversos documentos conservados sí se obtiene información, siendo esencialmente su origen, más allá de idealizaciones legendarias, una excavación minera abandonada con el paso de los siglos.

Uno de los hundimientos de las Cuevas de Higares
Uno de los hundimientos de las Cuevas de Higares

Es muy probable, como definen ciertas investigaciones, que se traten de viejas minas o canteras de las se extrajo piedra para diversas obras en la ciudad de Toledo, esencialmente en la obra de la Catedral.

En el Archivo de Obra y Fábrica de la Catedral de Toledo aparecen referencias a las canteras de Olihuelas en época medieval (probables siglos XIII – XIV), donde constan salarios, medidas de piezas y personajes relacionadas con el trabajo de cantería.

«Los documentos permiten datar las canteras del conjunto de Higares, desde al menos, el siglo XIV. Sin embargo, la tradición popular las otorga una cronología romana.»

De Mesa Gárate, Ana (1)

De Mesa Gárate, en su tesis doctoral, afirma: «Son canteras de explotación en galería. Estos subterráneos aparecen, según bibliografía, como descubiertos por Venancio Prada en 1886. Sobre las canteras de Olihuelas se han escrito numerosas historias y se las ha relacionado con las leyendas y el folclore popular. No en vano, se les asignaba el papel de catacumbas cristianas, templos paganos, e incluso se las relacionó con las llamadas cuevas de Hércules de la ciudad de Toledo, o como túneles para salir de la ciudad desde la catedral.

Por las descripciones del Vizconde de Palazuelos, Moraleda y Esteban, y de algún otro escrito del siglo XIX, se trata de un total de tres conjuntos subterráneos, denominados Carrera de Caballos, la Cocinilla y la Cantera
vieja».

«El vulgo ha dado en llamar templos á estas cámaras, obra, no del hombre, sino del acaso; y alguien ha creído ver bóvedas, y aun aras, donde sólo hay desprendimientos y sillares á medio labrar.»

VIZCONDE DE PALAZUELOS

Sigue De Mesa apuntando «Debido a la escasez de estudios y dado que se encuentran en terreno privado, resulta complicada la elaboración de una prospección, debido a la negativa reiterada de los propietarios, a explorar las cuevas.»

Exterior de las Cuevas de Higares
Exterior de las Cuevas de Higares

Si bien De Mesa también apunta con seguridad que se trata de una cantera de explotación en galerías subterráneas en las que «a pesar del mal estado en que se encuentra esta obra de ingeniería, se conservan claras evidencias del uso de herramientas. En el techo destacan marcas de diversos patrones: radial e incluso circular a pico, y en otras zonas se aprecia un desbastado realizado con bujarda».

Existe actualmente una única cueva que, por las descripciones aportadas hace más de un siglo, correspondería al subterráneo denominado Carrera de los Caballos por Moraleda y Esteban, pues cuentan los lugareños que en ellas se escondían los bandidos con sus monturas.

Fotografías del interior de la Cueva de Higares

En el verano de 2011 y 2012 hicimos un par de visitas accediendo al interior de la cueva. El resultado de aquellas visitas se muestra en el vídeo que hay al final de este artículo y en las siguientes fotografías realizadas por David Utrilla. Algunas de estas fotografías fueron utilizadas en el libro «Toledo Secreto», que aún puedes comprar:

Interior de las Cuevas de Higares
Interior de las Cuevas de Higares

En algunos puntos se observan flechas pintadas en la roca indicando la salida. Aunque la extensión de las galerías que son accesibles no es demasiada, en algunos momentos la poca luz podría llevar a cierta desorientación.

Interior de las Cuevas de Higares
Interior de las Cuevas de Higares.

Como se puede observar en las fotografías se trata de galerías excavadas directamente en la roca esencialmente caliza, blanda, que incluso de deshace al tacto. El terreno debido a las lluvias y a los corrimientos de tierra invade lentamente las galerías, haciendo cada vez más complicado el acceso. Las cuevas van desapareciendo lentamente con el paso del tiempo y la ausencia de mantenimiento.

Interior de las Cuevas de Higares
Interior de las Cuevas de Higares

Utilizando algunos focos led pudimos iluminar el interior, descubriendo pequeñas hornacinas que pudieron ser utilizadas para alojar pequeñas lámparas para iluminar los trabajos de los mineros en la extracción de la piedra.

Interior de las Cuevas de Higares
Interior de las Cuevas de Higares

En algunos momentos, se hace necesario reptar para continuar la visita, lo que hace poco recomendable el acceso sin materiales adecuados y sin contar con especialistas en la exploración de subterráneos.

Interior de las Cuevas de Higares
Interior de las Cuevas de Higares. Grandes pilares soportan el peso del techo, ya a duras penas.

¿Se pueden visitar las Cuevas de Higares?

El paraje de Olihuelas se encuentra entre el término municipal de Olías del Rey y Mocejón, en la fincha de Higares, relativamente cercano a la carretera que une esta última localidad de la Sagra con Toledo y próximo a la finca de Mazarracín. No vamos a desvelar exactamente la ubicación (que no es muy complicada de encontrar) pues se encuentra en una finca privada, con vigilancia, siendo en varios periodos del año un coto privado de caza al que es peligroso acceder.

Caminos hacia las Cuevas de Higares
Caminos hacia las Cuevas de Higares.

El terreno se compone de varios cerros formando pequeños valles, con vegetación baja, varios cultivos, olivares y alguna encina. Si bien el camino está abierto, no existe señalización alguna y, dado que la mayor parte de los accesos están cegados, conviene acercarse con alguien que previamente conozca la localización o intentar solicitar acceso a los dueños de la finca.

Dos de las tres cuevas que pudieron existir se encuentran totalmente anegadas, hundidas (se observan frecuentes hundimientos en los cerros del entorno), y el acceso a la que está disponible, se realiza por algún derrumbe antiguo que lentamente se va colmatando de tierra, por lo que en pocos años estarán totalmente inaccesibles.

Se desconoce el acceso original a las cuevas. El conjunto podría tener una extensión de varios kilómetros de longitud.

La visita es arriesgada, no se recomienda, pues no se encuentran en buen estado. No vayas solo/a. La lluvia y el abandono hacen que las galerías se encuentren muy deterioradas, con grandes derrumbes y la presencia de murciélagos (y su guano, que es peligroso al respirar).

En todo caso, al tratarse de una zona vigilada como coto privado de caza, para cualquier visita o acceso, es preciso pedir permiso.

Visita a las Cuevas de Higares en 2012, vídeo de Fran Fernández

Enlaces de interés sobre las Cuevas de Higares

Bibliografía:

  • (1) DE MESA GÁRATE, Ana. “Los marmora de Toletum: Estudio de los granitos y calizas del centro peninsular empleados en la ciudad romana y tardoantigua de Toledo”. 2013 p. 97-105.
  • MAROTO GARRIDO, Mariano. “Fuentes documentales para el estudio de la arqueología en la provincia de Toledo”. Excma. Diputación provincial de Toledo (Servicio de arqueología). ISBN: 84-87100-18-X
  • PASCUAL, Carlos. “Guía secreta de Toledo”. 1976. Editorial Al-Borak.
  • REVISTA PROVINCIA. Abril 1974. Pág. 80. Enlace.
  • RUIZ DE LA PUERTA, Fernando. “La cueva de Hércules y el palacio encantado deToledo/ [comentarios]”. Madrid: Editora Nacional; 232 págs., [9] hojas de láminas; 20cm. D.L. M. 41825-1977. ISBN 84-276-0417-3
  • MORALEDA Y ESTEBAN, Juan: Las cuevas de Olihuelas. Enlace.
  • El Vizconde de Palazuelos. «Las cuevas de Olihuelas». Enlace.
Total Page Visits: 3089 - Today Page Visits: 6

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

Dejar una respuesta

© 2020 Toledo Secreto

Tema de Anders Norén