Toledo Secreto

El blog original del libro de Juan Luis Alonso y David Utrilla "Toledo Secreto"®

Las insólitas cuevas del museo del greco de toledo

Un agradable día de finales de otoño de 2011 conseguimos los permisos necesarios para acceder a fotografiar las cuevas, sótanos o subterráneos que conserva el Museo del Greco en Toledo. Un espacio mítico, legendario, que sigue sorprendiendo y que se puede visitar en parte. Nosotros os mostramos también la parte que no se visita.

Breve historia del Museo del Greco de Toledo

La historia del Museo del Greco de Toledo se vincula a la figura de don Benigno de la Vega-Inclán y Flaquer, II marqués de la Vega-Inclán (1858-1942), un mecenas que adquirió un conjunto de casas en la judería toledana.

El arquitecto Emilio Laredo restauró y adaptó las viejas casas recreando cómo pudo ser la Casa del Greco. Esta zona albergó la casa del tesorero Samuel ha Leví (tesorero del rey Pedro I el Cruel) y el palacio del marqués de Villena (que se escondía en el sótano para hacer misteriosos experimentos, como narra la leyenda «la doble Muerte de don Enrique de Villena«, cosa que le valió la fama de brujo y algún disgusto con la Inquisición.

«En el arte una emoción vale más que un documento; un documento puede estar equivocado o falseado pero una emoción es siempre una verdad»

Marqués de la Vega-Inclán
Estatua dedicada a Samuel ha Leví, tesorero de Pedro I en Toledo.
Estatua dedicada a Samuel ha Leví, tesorero de Pedro I en Toledo.

Realmente El Greco vivió a unos pocos metros de la ubicación actual de su museo, sobre lo que hoy se conoce como Paseo del Tránsito, pero no queda ningún resto visible de las casas que pudieron existir.

El Museo del Greco reúne un importante conjunto de obras del pintor cretense, todas ellas de excelente calidad dentro de su producción y pertenecientes a su último periodo de actividad artística, entre 1600 y 1614. Entre ellas destacan la Vista y Plano de Toledo, la serie del Apostolado, los retratos de los hermanos Covarrubias y el Retablo de San Bernardino.

Fuente

La reapertura del museo tras unos trabajos de rehabilitación y adaptación se realizó en 2011.

Las cuevas del Museo del Greco

Pero el objetivo de este artículo no es describir la belleza de la ubicación del museo, las grandes obras del Greco conservadas allí, ni las características históricas del mismo, que recomendamos visitar en Toledo siempre que sea posible, sino contar alguna curiosidad de los subterráneos que se conservaron durante la reconstrucción realizada a principios del siglo XX.

Acceso a las cuevas del Museo del Greco
Acceso a las cuevas del Museo del Greco.

El acceso a las cuevas del Museo del Greco se encuentra en el jardín. Unos arcos de ladrillo, ubicados a cierto nivel inferior del jardín (lo que indica que no es la entrada original a las cuevas) dan acceso tras unas recias rejas a un espacio mágico y legendario, en el que realizamos unas maravillosas fotografías.

La propia web oficial del museo nos indica:

Las llamadas cuevas son una serie de galerías de ladrillo que se encontraban en el solar que adquirió el Marqués de la Vega Inclán para completar su proyecto de la Casa y Museo del Greco. Su interés histórico está en ser el único resto conservado del palacio que Samuel Leví, tesorero de Pedro I, se construyó a mediados del siglo XIV en la judería. Distribuidas en varias plantas, dos de ellas excavadas, estas galerías abovedadas pudieron constituir el sótano y semisótano del palacio.

Web oficial museo del greco.
Los sótanos tienen una estructura compleja, con varios niveles superpuestos.
Los sótanos tienen una estructura compleja, con varios niveles superpuestos.

Según Passini, los sótanos ofrecen una estructura compleja, compuesta al menos de dos niveles superpuestos y tres conjuntos yuxtapuestos. El nivel -1 comprende varias salas abovedadas, la más interesante es una larga sala que presenta en uno de sus extremos un sótano cuadrado con cúpula octogonal rebajada sobre pechinas. En el nivel -2, hay varias salas abovedadas con cúpulas como la anterior descrita y tragaluces octogonales restaurados en el siglo XX.

Nuestra visita a los sótanos se realizó en varias ocasiones para realizar numerosas fotografías y algún vídeo. A continuación os mostramos algunas de esas fotos, que podéis ver con más detalle en el blog fotográfico de David Utrilla:

sotano museo greco1
El acceso al interior de las cuevas se encuentra limitado por unas rejas. Tan sólo se puede hacer un recorrido superior.

El acceso a las cuevas, al no encontrarse restaurado, está limitado a un recorrido delimitado y acotado sobre un paseo de madera.

Zona accesible al público de los sótanos del Museo del Greco.
Zona accesible al público de los sótanos del Museo del Greco.

Nosotros habíamos leído y escuchado la tradición que afirma que existían varios niveles subterráneos y las viejas leyendas que antes comentábamos, y queríamos acceder más, bajar más, por lo que contactamos con el museo y el conservador de entonces, Luis Pérez Velarde, nos facilitó la autorización necesaria para documentar nuestra visita.

Zona visitable de los sótanos del Museo del Greco.
Zona visitable de los sótanos del Museo del Greco.

Una vez atravesada la reja que cierra el acceso a los niveles más profundos del sótano, el espectáculo es como a nosotros nos gusta: apenas «recuperado», se conserva la esencia de lo viejo en Toledo, tal y como lo pudieron observar durante siglos los toledanos que habitaron entre estas piedras.

Sótanos bajo el Museo del Greco en Toledo
Sótanos bajo el Museo del Greco en Toledo

Es complicado conocer la estructura y forma de estos viejos sótanos. Un conjunto de puertas, bóvedas, restos derruidos, cascotes y diversos rebajes en el terreno dificultan el reconocimiento de las viejas «cuevas».

Una bóveda destruida que indicaría algún nivel más profundo en los sótanos.
Una bóveda destruida que indicaría algún nivel más profundo en los sótanos.

Los sótanos del museo están realizados esencialmente en ladrillo, algo muy común en la judería toledana, donde podremos encontrar otros muchos sótanos. Viejas leyendas de la ciudad afirman que muchos de estos sótanos («que aquí podían tener hasta siete niveles») estaban conectados y permitían la huida a los siempre perseguidos judíos en los pogromos. También algunos autores afirman que estos espacios subterráneos pudieron servir para mantener algunos de los ritos judíos cuando esta religión fue prohibida en Castilla. Muchos tuvieron que abandonar estas tierras pero bastantes se convirtieron, conservando en secreto sus ritos ancestrales. (Más sobre el Toledo Judío aquí)

Otra sala conservada en los sótanos bajo el Museo del Greco de Toledo
Otra sala conservada en los sótanos bajo el Museo del Greco de Toledo

La oscuridad y la ausencia de luz eléctrica en los niveles que están cerrados al público hacía de la visita una experiencia que invita a recordar la forma en la que vivieron nuestros antepasados en Toledo.

Una posible puerta de acceso, cegada y en rampa, a los sótanos del museo del Greco.
Una posible puerta de acceso, cegada y en rampa, a los sótanos del museo del Greco.
Cúpula octogonal rebajada sobre pechinas en las cuevas del Museo del Greco de Toledo.
Cúpula octogonal rebajada sobre pechinas en las cuevas del Museo del Greco de Toledo.

De nuevo os invitamos a visitar el gran y único museo dedicado a El Greco, el pintor cretense que dejó gran parte de su obra en nuestra mágica ciudad. Toda la información y reservas para realizar la visita se encuentra en su web oficial: Museo del Greco.

Fuentes:

Ruta «Toledo Subterráneo»

Si te interesan las cuevas y el Toledo subterráneo, no te pierdas la visita guiada nocturna «Toledo Subterráneo» en Rutas de Toledo.

Y si te gustan las cuevas, no te pierdas el artículo sobre las Cuevas de Hércules, aquí.

Total Page Visits: 124 - Today Page Visits: 8

Siguiente Publicación

Anterior Publicación

Dejar una contestacion

© 2020 Toledo Secreto

Tema de Anders Norén